Reglas de oro: consejos de especialista

1 APLIQUE UN CONTROL REGULAR DE PULGAS A TODOS LOS ANIMALES QUE CONVIVEN JUNTOS Y ALIMÉNTELOS CON UN PIENSO DE CALIDAD.

2 BAÑE A SU MASCOTA (GENERALMENTE PERROS) CUANDO SEA NECESSARIO CON UN CHAMPÚ RECOMENDADO POR SU VETERINARIO.

3 SI SU ANIMAL ES DE CAPA CLARA, NO LE DEJE TOMAR EL SOL.

4 NO LE ADMINISTRE MEDICACIONES SI SU VETERINARIO NO LAS HA RECETADO.

5 ANTE UN PROBLEMA, CONSULTE CON SU VETERINARIO. SI SU MASCOTA NO MEJORA O EMPEORA, PIDA SER REFERIDO O BUSQUE UN ESPECIALISTA ANTES DE QUE EL PROBLEMA EMPEORE Y SU SOLUCIÓN SEA MÁS COMPLEJA.

Cuándo pedir una visita

  • Traiga con usted el resultado de las pruebas que le hayan realizado a su mascota y los tratamientos que haya recibido (nombre de los fármacos, dosis y cuánto tiempo se le ha administrado)
  • Es aconsejable que el paciente esté en ayunas (de 12 horas) por si fuera necesario realizar analítica sanguínea. No es necesario quitarle el agua.
  • No bañe a su mascota durante los 5 días antes de la visita.
  • No limpie las orejas el día anterior a la visita. Pero si le está poniendo un tratamiento ótico, no lo pare.
  • Venga con tiempo, una primera visita dura aproximadamente una hora.
  • La visita consta de una primera aproximación al problema con la realización de la historia clínica. Después, se realiza la exploración del paciente y, en caso necesario, se toman distintas muestras. La gran mayoría de éstas, son analizadas en la misma consulta, de tal manera que se pueden empezar los tratamientos adecuados o decidir qué otro tipo de pruebas más complejas se tiene que realizar, el mismo día de la visita.

Prepararse para la visita

  • Traiga con usted el resultado de las pruebas que le hayan realizado a su mascota y los tratamientos que haya recibido (nombre de los fármacos, dosis y cuánto tiempo se le ha administrado)
  • Es aconsejable que el paciente esté en ayunas (de 12 horas) por si fuera necesario realizar analítica sanguínea. No es necesario quitarle el agua.
  • No bañe a su mascota durante los 5 días antes de la visita.
  • No limpie las orejas el día anterior a la visita. Pero si le está poniendo un tratamiento ótico, no lo pare.
  • Venga con tiempo, una primera visita dura aproximadamente una hora.
  • La visita consta de una primera aproximación al problema con la realización de la historia clínica. Después, se realiza la exploración del paciente y, en caso necesario, se toman distintas muestras. La gran mayoría de éstas, son analizadas en la misma consulta, de tal manera que se pueden empezar los tratamientos adecuados o decidir qué otro tipo de pruebas más complejas se tiene que realizar, el mismo día de la visita.

Otitis: un buen tratamiento a tiempo, es una victoria

  • La otitis es el segundo motivo de consulta más frecuente en el veterinario. La gran mayoría de otitis e infecciones secundarias que ocurren en el oídos se pueden controlar si se tratan correctamente al inicio del proceso.
  • Sin embargo, en determinadas ocasiones, la otitis se puede complicar con infecciones extensas producidas por bacterias resistentes a múltiples antibióticos.
  • Detectar a tiempo y tratar correctamente desde el principio una otitis es crucial para prevenir estas complicaciones.

Cuándo y cómo bañar a tu mascota

¿Cada cuánto se tiene que bañar a un perro?
No hay una respuesta universal a esta pregunta. Dependerá de cada caso: estilo de vida, si tiene problemas de piel, tipo de raza y pelaje.
Perros sanos, sin problemas de piel, no necesitan ser bañados frecuentemente. Perros con el pelo corto se pueden bañar cada 3-4 meses o cuándo lo necesiten en caso de ensuciarse u oler mal. Perros con el pelo largo o a los que les crece el pelo contínumante (como el caniche) se tienen que bañar o cortar el pelo más frecuentemente, normalmente cada 4-8 semanas.
En cambio, los perros que sufren enfermedades cutáneas, se tienen que bañar más a menudo. Puede ser parte de un tratamiento tener que bañar a un perro cada 24-48 horas, o, como mantenimiento en perros alérgicos, tener que bañarlos cada 7-15 días. Los baños frecuentes deben hacerse con champúes que no resecan la piel y que ya están formulados para ser usados en esta frecuencia.

¿Cómo tengo que bañar a mi perro?

Lo podemos hacer en la bañera, ducha, peluquería … o hasta en el lavabo o fregadero en caso de animales pequeños.

Antes del baño:
– Cepilla a tu mascota, eso facilitará la aplicación del champú y la eliminación de nudos.
– Protege los ojos (con lágrimas artificiales) y las orejas (poniendo bolas de algodón en la entrada de los conductos).
– Asegúrate que tienes todo lo necesario a mano (champú, toalla para secado, premios).
– Pon una toalla o alfombra de plástico en la base de la ducha o la bañera (sin que tape el desagüe) para que tu mascota no resbale y se sienta segura.
– Ten otra tercera toalla a mano, te puede ser útil ponerla encima del animal entre lavados o antes de aclararlo para que no se sacuda y te moje a ti y todo el alrededor.
– Si tu mascota se pone nerviosa con el ruido del agua, llena un poco la bañera antes de meterla en ella, después podrás bañarla con la ayuda de una jarra (tirándole el agua por encima, sin la ducha).

Si está muy nerviosa, pide ayuda para que la calmen y acaricien. Si es necesario, se le pueden ir dando premios para que relacione el baño con una buena experiencia.

Moja bien con agua templada todo el cuerpo menos la cabeza de tu mascota (la bañaremos de orejas hacia atrás, la cara se puede lavar con una toalla húmeda, pero no con agua y jabón). No mojaremos la cabeza para que no entre champú en los ojos, no entre agua en las orejas y para que el perro no tenga tanta necesidad de sacudirse.

Aplicar el champú en las manos y , en caso que se trate de una mascota de pelo largo, mezclar con agua para que sea más fácil su aplicación.

El champú tiene que ser para perros (el de personas, incluso el de bebés, tiene un pH distinto al de la piel del perro). En el caso que tu mascota tenga problemas de piel, necesitará un champú concreto como parte de su tratamiento.

Aclarar con abundante agua.

Un perro se sacude empezando a mover la cabeza, siguiendo por el tronco y terminando en el tercio posterior. Para prevenir que tu perro se sacuda y lo moje todo tenemos que aguantar su cabeza, así no empezará la sacudida de todo el cuerpo.

Secar muy bien con una toalla. Si el animal es lo suficientemte tranquilo, se puede secar con un secador de pelo de personas o uno profesional para perros. Lo más importante es usarlo a una temperatura del aire baja.

No dejes salir a tu mascota al jardín sin que esté del todo seca, pues para los perros el olor de los champúes no les es tan agradable como a nosotros, y se revolcará en la hierba o fango para sacarse el olor de encima cuando aún esté mojado.

MISIÓN, VISIÓN Y VALORES

La excelencia, la calidad asistencial, la honestidad, la integridad profesional así como el rigor científico son los valores en que se fundamenta su actividad clínica. La misión de su actividad profesional consiste en aplicar los últimos avances científicos en Dermatología Veterinaria para la mejora de la calidad de vida de animales y propietarios.

¿Tu mascota tiene un problema de piel, uñas u oídos que no se soluciona?

calendario